Eduardo Pocai, portfolio fotográfico

Eduardo Pocai

Portfolio Fotográfico

Sígueme...

  • Facebook
  • Twitter
  • Blogspot

Para Pochito, mi querido padre

de Eduardo Pocai, el Viernes, 24 de enero, 2014 Ensayos
Para Pochito, mi querido padre
Compartime Leído 1740

 

De repente la noche se hace día,

las nubes juegan con el dorado del alba
y eso es suficiente para encender tu alegría.
De repente siento tu presencia empujándome a la vida,
dándome la mano para que lo haga
y poder concretar mi osadía.
Todo está bien, si la lluvia moja la mañana,
es como comenzar con el alma limpia.
Si es el sol el que ilumina, la memoria se activa
y vuelve a tu mente la vieja Ensenada natal,
que solo trae recuerdos gratos.
Porque así eres tu, agradecido de la vida.
De repente la noche se hace día
y la luz nos invita a fotografiar el ocre del otoño,
pero a solo vendrás en mi corazón.
 
¡Cuantas lengas y coihues nos vieron emocionarnos
con tanta belleza!
En más de una oportunidad te vi derramar lágrimas
con solo ver un atardecer en el Beagle.
¡Cuánto amor repartías a tu paso!
¡Cuanta gente lloró tu partida!
Eras amigo de la vida, de las cosas simples,
como decía Barocela;
“Amabas la palabra que en suave luz se queda,
Y el dulce abracadabra de un sueño y un poema,
Amabas lo más simple, lo más tierno y humano,
El dulce vino oscuro y el pan de cada mano”
 
Estás aquí, dentro mío, es imposible pensar en tu ausencia.
Hoy seré dueño de mis emociones, porque es tu legado.
Me enseñaste a creer y sentir que todo será mejor,
y así será.
Hoy estaré mejor, mejor y mejor…¿te acuerdas?
Esa era tu filosofía.
Disfrutabas de todo, todos eran tus amigos, y yo,
yo era tu amigo más preciado, lo sé, me lo demostraste,
por eso digo que no nos quedamos debiendo nada,
nos dijimos lo mucho que nos queríamos.
¡Que bueno que haya sido así!
Hoy, querido Pochito, quiero dedicarte todo
lo que con amor haga de aquí hasta el día en que Dios
nos quiera reencontrar. Muchas de las imágenes
que están en este libro las tomamos juntos,
jamás lo olvidaré.
Es por eso, querido viejo, que quiero decirte gracias,
si, ya sé, “no hay nada que agradecer”, me hubieses
dicho estando aquí. Pero estás en cada foto, en cada lenga,
en cada amanecer, en el jardín de nuestra casa, en cada vaso
de vino y en cada mate compartido, en las cosas simples
que tiene la vida.
 
Quizá más rima de poesía hubiese sido mejor para
estas palabras, pero, ¿por qué modificar lo que uno siente
haciéndolo menos puro? Quizá el mejor ritmo de poesía
no se de en estas palabras, pero unidas a las fotografías de
este libro hacen un poema de mi sentido homenaje “Al ser
humano más maravilloso que existió”… Mi padre.
 
Eduardo Pocai.
 
 
 

 


Subir

Dejá tu comentario

Subir
Eduardo Pocai, portfolio fotográfico

Eduardo Pocai

Portfolio Fotográfico

Ushuaia, Tierra del Fuego, Argentina Copyright © 2017 Eduardo Pocai
Productora Visual, Diseño, desarrollo Web y Multimedia en la Patagonia.